domingo, 25 de julio de 2021

Como sujetar un cocodrilo

 

Como ya dije hace unos días me tocaron tiempos de remover libros y reorganizar estanterías y ello me llevó a reencontrame con alguna de mis existencias, perdidas desde hacía años entre tanto papel ...

Y, de paso, retomé mi línea editorial, algo adormecida en los últimos meses. 

Así, hoy traigo una de esas tontunas que me mucho me divertían cuando disponía de más tiempo libre del que dispuse en los años siguientes y - en este caso - debió divertirme muy mucho porque aparte de los amarillos que derivan de los años el libro en cuestión tiene ciertos deterioros ...

La edición original es de 1981 y el copyrigth y la impresión en castellano, de 1983...


El formato es A4 y tiene 190 páginas con varios "consejos" , "enseñanzas" o tips tan inútiles y tan útiles como derrotar a un vampiro, hacer feliz a una planta, embotellar una pera entera, colocar a los miembros de una orquesta, pelar cebollas sin lágrimas, cultivar una perla, hacer llover, identificar los héroes mitológicos, calcular la esperanza de vida, tener una audiencia con el papa ...hasta cientos ...





...que incluyen las instrucciones para construir y jugar unos cuantos juegos de mesa y toda clase de curiosidades ...




... y por supuesto, como sujetar un cocodrilo , conocimiento indispensable como todo el mundo sabe ...

y hablando de papeles, les muestro mis dos últimos ...

se trata de dos "piedras pintadas" que Martín cogió en la playa, a espaldas de su madre supongo que tienen una guerra permanente con las piedras : Martín recoge piedras que le gustan, que brillan o que le llaman la atención que al final acaban en mi casa porque su madre no se las deja en su habitación. Le gustan al punto que hace dos o tres años incluso montó su "propio negocio" de decoración de piedras : las recogía, las pintaba, les ponía precio y nos las vendía y además pretendía poner un puesto de venta de piedras aquí fuera ... de manera que cuando encontró estas ya "pintadas" creo yo que pensó en volver a su antiguo negocio...y lo cierto es que me costó quedármelas, creo que sólo el convencimiento de que su madre no se las dejaría en su casa hizo posible que me las dejara, compartiendo la propiedad, eso sí, siempre claro eso, son de los dos ...

Y son en realidad restos de viejas baldosas hidráulicas, convertidas en cantos rodados por las olas... me encantan ...




13 comentarios:

  1. Que bien que tu linea editorial siga subiendo!!, en cuanto a las piedras son muy chulas, por estos lares hay un juego, que consiste en encontrarlas y volver a dejarlas en otro sitio para que otra persona las encuentre o algo parecido.
    Un besazo y hasta el próximo domingo

    Ana (analabea)

    ResponderEliminar
  2. Tú linea editorial es una maravilla... Y esos azulejos gastados por la fuerza del mar, ¡me encantan!, yo tengo una pecera de cristal llena de cristales recogidos en la playa, con las mismas similitudes, cantos rodados, suaves al tacto....
    Un besin.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre es un gusto leer tus publicaciones del domingo, Martín sabe lo que recoge y me parece a mí que va a ser un gran comerciante, tiempo al tiempo...♥️♥️

    ResponderEliminar
  4. Has encontrado otro estupendo ejemplar. Genial que lo hayas convertido en miniatura.
    Bonito hallazgo el de Martín!!!

    ResponderEliminar
  5. Cuando vi el libro me acorde de que corre por mi casa y como el tuyo tiene unos cuantos añitos y manoseos , me encanta verlo en mini . Las piedras de Martin son preciosas , su madre no sabe lo que se pierde , son unos pisapapeles ideales

    ResponderEliminar
  6. Otra joya literaria de las tuyas que me encanta y además es realmente útil, jajaja. Las piedras son preciosas, no me extraña que Martin las recogiera y les diera un hogar como se merecen.

    ResponderEliminar
  7. Que libro más curioso.. Esta guay.. Y coger piedras lo comparto con Martin.. De la playa me traigo todo lo que veo..

    ResponderEliminar
  8. Yo también recojo cosas en la playa. Esas piedras desgastadas son bien chulas, igual que el libro. Sigue aumentando la colección.
    Besos y feliz semana !

    ResponderEliminar
  9. Desde luego a libros originales y curiosos no te gana nadie.
    Si yo fuera playera, seguro que recogía esas piedras.

    ResponderEliminar
  10. Bravo por retomar tu línea editorial y con ése libro tan práctico! Porque vivir sin saber cómo sujetar un cocodrilo, es indispensable en la vida cotidiana!!! Tiene que ser un libro muy divertido!
    Me gusta la afición de Martín por coleccionar piedras bonitas,pena la incomprensión de su madre,pero como tiene una fantástica abuela no hay problema! muy bonitas esas dos últimas piedras!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. What an incredible book - and so much fun that you've turned this essential knowledge into a miniature book. Of course the little folk in the dollhouses must also know how to tame a crocodile, strange enough that they don't teach this sort of important knowlegde at school! *LOL*

    I love to hear about Martin's "hobby" (or should I better say "business plans"? *grin*). In German we have an expression for a person who is very, very rich and that is "steinreich" = rich of stones. Okay, I suppose the origin of this comes from gems, but anyhow... your grandson is also "steinreich". His newest discoveries are awesome, what a fantastic find.

    Besos
    Birgit

    ResponderEliminar
  12. Un libro muy original y genial por lo de poder dominar un cocodrilo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Un libro originale. Non poteva mancarne uno mini.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...