lunes, 16 de mayo de 2011

Soy más tontaaaa...

....y es que me encanta un lápiz.
 Me gusta desde los días de luna, donde el lápiz estaba reservado para la caligrafía - jo....y la tinta aquella que se hacía con una pastilla y se te acababa cayendo siempre por el pupitre- y todos los demás aprendizajes eran a base de pizarra y pizarrín. Y es que un lápiz entonces era un lujo, no había lápices zapateados por todas partes.
                                                                      
                                                                                
  
Un lápiz tiene muchas utilidades: la primera publicitar a empresas o instituciones o a aquel que encargue los lápices para hacerse marketing. Este tiene publicidad, pero la he tapado, que no me esponsoriza nadie.          La segunda utilidad, importante, mal que pese a alguno, es ponérselo en la oreja. Quien ha visto a un paletas que se precie hacer alguna chapucilla por casa sin un lápiz en la oreja? Además es la mejor forma de saber siempre donde está, de tenerlo controlado.



Los buenos son los que tienen goma atrás, como éste que enseño. El soporte de la goma puede ser dorado o plateado, pero con la etiqueta adecuada hace un bote de conserva que ni en la mejor tienda de coloniales encontraríais

Y la goma puede ser blanca, como la de éste o de colorines: en ese caso no tiene una utilidad probada (  borrar ya se sabe que no borran mucho).  Pero si la goma fuera o fuese rosada estamos de suerte, es media charcutería:
Podeis dejarla tal cual, troceadita en finas rodajas y es la mortadela rosa más fina. O bien, podeis tunear las rodajas un poco y teneis un salchichón de la mejor calidad.
Y cuando ya le habeis desmontado las tripas a vuestro lápiz - poco hay que desmontar- podeis coger un cutter y todavía trocearlo: hará
 robustas patas de mesa:  


Y, además de todo, con un lápiz se pueden escribir paraules d´amor.....aunque esta última utilidad esté en desuso en estos tiempos.

...y  llaman tontos a los amantes de los lápices....Jaaaa!! 

P.D.:  la oreja es de mi hijo Angel. La tabla de cortar, de cartón pluma con mango de palillo torneado de los chinos. Los cuchillos son de estaño con mango de madera . Debajo de la mesa en primer plano un saquito de infusión que le mandaron a mi yerno Ricardo desde su tierra, Paysandú-Uruguay. La escoba es directamente robada a una brujita y el recogedor es el sujetador lateral de una lámpara halógena que se averió con un mango añadido ....

13 comentarios:

  1. jajajajja buenisimo no se me ocurrio yo solo lo llevo en la oreja y alguna vez me voy a la calle con el sin darme cuenta besos elena
    http://miniselenasanmillan.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. What a nice idea of the tin-cans. The knives are very really.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por hacer una entrada tan entretenida y mostrarnos todas las utilidades de un lápiz.

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Thanks for showing how you did that! I love the tin cans idea and the pepperoni--cute!

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué de ideas estupendas!
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, qué ingeniosa eres, me gusta todo. Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  7. ¿Cómo se te ocurren estas ideas tan originales? Las latas quedan geniales!!

    ResponderEliminar
  8. This is recycling with a smile. Thank you for the great tips.

    ResponderEliminar
  9. ¡Esto si que es aprovechar las cosas!. Estupenda idea. Un saludo, Eva

    ResponderEliminar
  10. lo del salchichon me encanta. que idea.
    besujis!!!!

    ResponderEliminar
  11. Geniales tus ideas, no sabía yo que se podía sacar tantísimo partido a un lápiz...
    A mi también me ha pasado de buscar el lápiz o boli como loca cuando estudiaba y al cabo de 20 minutos darme cuenta que lo tenía en el pelo o en la oreja, jajajaja
    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...